viernes, 2 de febrero de 2007

China acusa de 'emigración ilegal' a tibetanos tiroteados por la policía

Terra Actualidad - EFE

Pekín acusó hoy de 'emigración ilegal' al grupo de tibetanos tiroteado por soldados chinos, supuestamente cuando intentaban huir ilegalmente hacia Nepal, caso que las autoridades judiciales estudian 'de acuerdo a la ley'.La portavoz de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, respondió así a las denuncias de la 'Campaña Internacional por el Tíbet', que acusó a la policía china de utilizar porras eléctricas para el ganado en sus torturas al grupo de tibetanos detenido en plena huida a través de la cordillera del Himalaya.Los hechos tuvieron lugar el 30 de septiembre cuando 73 refugiados tibetanos intentaban cruzar la frontera con Nepal en el paso de Nangpa, situado a 6.000 metros de altura.Según las organizaciones de derechos humanos, la Policía Armada abrió fuego contra el grupo, abatiendo a dos personas, entre ellas una joven monja budista, suceso captado casualmente por un cámara de la televisión rumana ProTV, que acompañaba a una expedición alpinista.La versión oficial china aseguró que los refugiados desobedecieron las órdenes de las fuerzas de seguridad de regresar y además atacaron a los efectivos, que 'se vieron forzados a defenderse'.Pekín reconoció que en el tiroteo una persona resultó herida y murió posteriormente en un hospital, pero 'por falta de oxígeno', extremo negado por las organizaciones de derechos humanos.Sin embargo, testigos presenciales indicaron que varios disparos alcanzaron al grupo de refugiados, que caminaba en una columna a varios cientos de metros de distancia de la policía china, lo que despertó las protestas de la comunidad internacional.Estos testigos informaron de que al menos 10 niños y 20 adultos fueron retenidos por la policía, mientras que el resto consiguió cruzar la frontera.Human Rights Watch (HRW) pidió entonces al Gobierno chino que impulsara una investigación independiente sobre el tiroteo, que ahora parece comenzar con las acusaciones de la cancillería china.Jiang afirmó hoy que los refugiados 'violaron la ley china en un caso organizado de emigración ilegal a gran escala', por lo que 'los departamentos pertinentes están tratando el caso según la ley'.Según la 'Campaña Internacional por el Tíbet', la policía retuvo a al menos 25 tibetanos, entre ellos niños de hasta ocho años de edad que, según Jiang, ya han sido devueltos a sus familias.HRW calcula que aproximadamente 3.000 tibetanos huyen cada año a Nepal debido a la represión que Pekín ejerce en esa región del país (anexionada por China en 1951) contra la etnia tibetana.