sábado, 31 de marzo de 2007

Luchan en China por conservar las grullas de cuello negro




Es un símbolo sagrado de paz y armonía para los budistas del Tíbet. Son las grullas de cuello negro, que habitan los pantanos de la provincia Shangri-La en China, y lo han convertido en su lugar favorito. Una leyenda tibetana dice que las encarnaciones anteriores del Dalai Lama eran llevadas al monasterio sobre la espalda de estas aves sagradas. Wendegomba, representante de la fauna mundial, dijo: “el cuello negro representa mucho para los tibetanos, culturalmente, ellos creen que son pájaros santos. Y también creen que aquel sonido que emiten del cuello simboliza la paz. Los habitantes del lugar nunca matarían a las aves de cuello negro”. Tanto los tibetanos como los chinos, luchan a diario para la conservación de este raro ejemplar amenazado por el crecimiento de la población, la infraestructura y el turismo desenfrenado. “Este es uno de los hábitats más importantes para las grullas de cuello negro, pero allí pasan por muchos problemas. Por ejemplo, la fragmentación, la contaminación del agua y el turismo de masas”, indicó Wendegomba. Otro factor que amenaza a las grullas es el tráfico ilegal de sus exóticos cuellos y su hermoso plumaje. Se estima que actualmente hay entre 5 y 6 mil aves en los pantanos del Tibet, China y la India.